Foto: Calamaro
Por Chinaski - Foto: Calamaro

Cerveza fría y chicas calientes

Cronicas

Estreno mundial: cuento inédito de Henry Hank Chinaski para Nervio.

Charles Bukowski está en Redondo Beach para una lectura de versos, después vuelve al hotel con dos chicas jóvenes.

Una linda y una fea, perfecto para Hank. Son hispanas y muy vivarachas, una de las dos es una morena muy atractiva que se saca la ropa y le sacude el culo en toda la cara.

Las dos se turnan para mamarle la polla, Charles Bukowski quiere penetrar a la morena en cuatro patas, les pide que se besen y fornica con la morena con ganas pero sin demasiado apuro. Con pausa para sentir la piel tensa de una muchacha de menos de veinte años, para que se besen las dos.

Una linda y una fea no puede salir mal y folla hasta correrse satisfecho.

Se sientan en un sofá para terminar unas cervezas y fumarse un pitillo, Bukowski les pregunta si leen libros, las dos hispanas no tienen idea quien es Charles. Una de las dos dice que a la madre le gusta leer, que seguro le conoce, llama a la madre (que está en Panamá) para que se saluden con Hank.

Una linda y una fea no puede salir mal y folla hasta correrse satisfecho.

Bukowski mira a la morena con agrado genuino porque le gusta, la mira como un fumeta mira una tarta de arándanos recién horneada. Le dice que no esperaba gran cosa pero le gustó de verdad, entonces conversan sobre la gente de Redondo Beach, mayormente trastornados. Las dos chicas se van antes que las echen, Charles Bukowski las invita a la lectura del día siguiente. Las bebidas, gratis. Cerveza fría y chicas calientes.

Una linda y una fea, nada puede salir mal con viruta en el bolsillo. 

Foto: Calamaro