Foto: Policía Federal
Por Alejandro Tobares - Foto: Policía Federal

Sugus

Cronicas

La increíble historia de una perra y un hombre que estaban destinados a encontrarse.

Sugus nació el 21 de enero de 2008 en Bella Vista. Un vecino de la zona apodado Sugus, porque era negro, pegajoso y cuadrado como los caramelos, se la ofreció a Emilio de Feo, quien le dijo que no, que acaba ba de separarse de su mujer y quería estar solo, que nadie le diga nada porque no le gusta que le digan nada.

El vecino pareció resignarse, aunque antes le dijo:

-Llevatela, es tuya, y le vas a hacer un bien y ella te lo va a hacer a vos.

-Tomatela, no quiero ningún animal. Apenas puedo conmigo. Fue entonces que Emilio partió raudamente en su auto hacia Capital. En el camino oyó voces. Pensó que estaba enloqueciendo y porque no había tomado el alplax. Luego escuchó una especie de llanto extraño. Cri cri cri cri. Y descubrió que Sugus estaba oculta debajo del asiento de atrás. Ahí quedó al descubierto la maniobra del vecino, que le metió el perro, como dice el dicho. De prepo.

Emilio no sabía si Sugus, como la bautizó, era macho o hembra. Hasta que la dio vuelta y no encontró el pito sino un papito peludo y como una flor. A la semana sus hijas quedaron fascinadas con la mascota. Decían que era un caramelo por lo dulce. Era mayo de 2008 y Sugus comenzó a renacer con su dueño.

Es más: para no dejarla sola en la casa, porque compartía la cama con él, la llevaba a los bares. Y pedía una cerveza para él y un litro de leche para la perra. Y escuchaban a Romapagana, la banda de Andrea Prodan.

Lo que los dos no percibieron, es que en otra mesa, alejada, cerca del pool, un perro con mirada rabiosa, pelo largo, aurea lasciva, una cicatriz en el lomo, llamado malevo, aspiraba una raya de merca y su miembro crecía como el brillo en sus ojos de sátiro y colmillos amarillentos. Se le caía una baba espesa como la lava. 

Al año siguiente, Sugus se escapó, ya tenía un año. Emilio lo vivió como una desdicha. Otra vez solo. Y en el barrio se corrió un rumor: ojo que la pudo haber secuestrado el Malevo. Dicho y hecho. En el departamento de su dueño, Malevo violó a Sugus y ella quedó preñada. No hubo denuncia porque Malevo dijo que fue con consentimiento y los fiscales le creyeron.  Emilio y su ex mujer llevaron a la perra al veterinario porque la veían gordita y el veterinario dijo que estaba todo bien.

Emilio viajó a Brasil y a los dos meses recibe una llamada inesperada de su ex. Sugus espera familia. Cuando volvió los cinco cachorros habían nacido. Su ex no le dejó que se la llevara porque se había encariñado, pero le regaló una cachorra rebelde cuyas hijas le pusieron Juana la Loca por la banda. Sugus terminó siendo madre soltera y el 21 de enero de 2020 cumplió 12 años, rodeada de sus crías ya crecidas. Del tenebroso e impune Malevo no se supo más nada. Sugus y Emilio se hicieron inseparables.  

Foto: De Feo