Por Calamaro

No hay otro negro en el mundo

Portada

Décimas iluminadas por el vuelo de Fontova.

Que mañana rara tengo

Algo me tiene podrido

Durante el día, dormido

Por la noche me entretengo

Recuerdo de donde vengo

Del Bajo y de la Recova

De comprometida trova

Y un humor irresistible

Que argentino mas querible

Que viva el Negro Fontova

 

Me dio vela en este espacio

Me llevó a tocar piano

Mas que negro era un hermano

Para unos pocos, Horacio

A los que viven despacio

Les advierto que mi amigo

No se miraba el ombligo

Un argentino de veras

Son cuarenta primaveras

Mucho tiempo de testigo

 

Ya nos tenía podridos

La severa dictadura 

Y me enseñó la hermosura

En esos tiempos perdidos 

Mucho más que entretenidos

Un fabricante de risas

En épocas de requisas

Policía y persecuta  

Fuimos juntos a la ruta

De canciones insumisas  

 

El trío con el pelado Fernando en las percusiones

Pura verdad en la canciones

Y un bigote bien peinado

Muchos años han pasado

Desde aquellos lindos toques

Dulces como albaricoques

En San Telmo o en Belgrano

Ahora despido a un hermano

Con un par de palitroques  

 

A los amigos del palo

Que me esperan en el cielo

Recuerdos de caramelo

En la memoria acaudalo 

Sin apenas intervalo 

Me despierto anocheciendo

Para despertar sabiendo

Que joven para morir

Mantor de mi porvenir

El Negro se estaba yendo  

 

Las cenizas del abuelo

Una cultura exquisita

Permite que me derrita

Y me revuelque en el suelo

El negro sigue en el cielo

Conscientizando angelitos  

Como en los años malditos

Llorando una chacarera

Para la mano fulera

Para reírse a los gritos   


No se puede más gracioso

No se puede más profundo 

No hay otro negro en el mundo

Luther King está celoso

Mi tercer ojo vidrioso

Empañado de recuerdos

A la diestra los izquierdos

La calle Vidal testigo

Que despedir a un amigo

Arranca rezongos lerdos   

 

A la razón subrepticia

Que pocos la conocemos

En otro mundo nos vemos

Ni amargura ni codicia

Sin apenas impudicia 

Nos reíamos de tanto

En los años del espanto

Como hermanos de la vida

Tu canción comprometida

En el destino del canto  

 

El destino del cantante  

Descuento que lo conoces

Encurtido de los roces

En la batalla constante

Contra el mundo vigilante

No cuela una tontería

Una opción, comisaría

Otra, partirnos de risa

Sacó pecho en la cornisa

La nuestra villanería  

 

Con el trío o con La Foca

Éramos todos sobrinos

Ni botones ni sifrinos

En un convoy de La Boca

Ni se mira ni se toca

Tu impertinente bigote

Una percha en el escote }

Dibujante imaginario 

Al peligro, un estatuario

Y tres cuartos de cogote   

 

Si los hermanos pinzones 

Advierten a la deriva 

Tu versión definitiva

Negro con dos corazones 

Se acomodan los melones 

Pero dudo me acostumbre

Al óxido del herrumbre

Saliente un año redondo

No tiene forma ni fondo

Entre tanta incertidumbre   

 

Hasta siempre, comandante

Del bigote y la guitarra

Pertinente broma guarra

Pura verdad por delante

Cuando se muere un cantante

Se recuerda lo vivido 

No hay pájaros en el nido

Ya no tengo veinte abriles 

Aquí mi talón de Aquiles 

Canta “Me Tenés Podrido”