Por Alejandro Tobares

Monstruos de la Alta Suciedad

Cronicas

El análisis con honestidad brutal de un filme que reúne a Drácula, El Hombre Lobo y Frankeinstein.

Las películas de terror clásicas, como "La mansión del conde Drácula", se parecen a esas fiestas de disfraces donde todo es de cotillón. Claro que en esas épocas esas cintas fueron grabadas así: las tomas de cámara son malas y las escenas también. Pero vayamos a la historia. El Barón Latos (Drácula) aparece en la mansión como un murciélago -inofensivo, si los comparamos con los que trajeron el coronavirus desde China- y luego se transforma en humano.  Lo despierta al doctor Leverman y le pide ayuda. Luego de contarle todo, el doctor acepta curarlo, ya que Latos (Drácula) le dice que chupó mucha sangre  para sobrevivir. El doctor le da un turno siempre que sea de noche para que no muera. El vampiro con la luz del sol se desvanecería y no habría historia. Rambién casi al mismo tiempo aparece un señor que al no ser atendido de urgencia se hace encerrar en la comisaría para que el doctor Leverman lo vea con sus propios ojos en una celda de la comisaría. Este hombre le cuenta a Leverman todo y al ponerle la luna llena se transforma en lobo todo de cotillón. En ese tiempo el cotillón era un furor, ahora con la tecnología y el  maquillaje todo mejora.  Les sigo contando: el lobo al pasarse el efecto de animal-hombre le pide al doctor si lo puede curar. El tordo le dice al policía que mañana lo lleve a la mansión y con unas plantas en su laboratorio lo cura. Este paciente se asoma a la luna y no se transforma. Se toca la cara y sonríe. Luego el doctor se desquicia al obtener los poderes del barón Latos Drácula y asesina a un peón del Hombre Lobo en un sulky, cerca de la ciudad. El crimen no salió en ningún diario. El doctor capaz que estaba duro como el cemento. No sé si en esa época le daban a la milonga. La gente lo empieza a seguir hasta la mansión. Leverman se encierra en un laboratorio y revive a Frankenstein y éste empieza a destrozar el laboratorio y la mansión se prende fuego. Así termina esta película clásica de terror. Duerman con la luz prendida.